Perífrasis de desarrollo y de fin

Las perífrasis están compuestas por dos verbos que forman una unidad de significado y unidad gramatical.

Para expresar con perífrasis el desarrollo de algo podemos emplear varias fórmulas. Vamos a verlas:

  • Sigo yendo al gimnasio cuatro veces por semana. Seguir + gerundio sirve para expresar continuidad de algo.
  • Van llegando los invitados. Ir + gerundio alude a algo que se realiza gradualmente. También puede significar el inicio de algo gradual como Iremos preparando la comida para que esté lista para las 22:00.
  • Vengo escribiendo este poema desde que rompimos. Empleamos venir + gerundio para algo que se produce por fases pero que está ligado a algo anterior.

También podemos utilizar perífrasis para aludir a algo que ha finalizado:

  • Terminó dejando los estudios después. Terminar + gerundio sirve para expresar algo que ha terminado con una valoración positiva o negativa sobre el enunciado.

Ahora vamos a ver una conversación de WhatsApp en la que se emplean distintas perífrasis verbales. ¿Puedes identificarlas?

Perífrasis de desarrollo y de fin

Soluciones: vengo redactando, seguir investigando, va llegando, sigue mandándome, vas redactando, terminar haciéndonos [también vamos a terminar].

Partículas concesivas

La partícula concesiva más conocida es aunque, pero existen muchas más que se pueden emplear para tener una mayor riqueza de vocabulario.

  1. Indicativo:
  • (Aun) a sabiendas de que. Vino a buscarme al trabajo, aun a sabiendas de que no quería verlo.
  1. Subjuntivo:
  • Aun a riesgo de que. No quiere ir al médico, aun riesgo de que se le infecte la herida.
  • Así. Vas a hacer los deberes, así tengas que quedarte toda la tarde encerrado en casa.
  1. Indicativo/subjuntivo: en este caso hay que guiarse por la intención del hablante. Si la información es nueva, se usa el indicativo. Si es algo que se conoce por el contexto o se duda de ello, va en subjuntivo.
  • Aunque llore, no le voy a comprar las chuches.
  • A pesar de (que). A pesar de que ya no hablemos, le sigo guardando mucho cariño.
  • Pese a (que). Fue a clase, pese a que se encontraba mal.
  • Por más (+ sustantivo) + que. Por más que le digo, no me hace caso.
  • Por mucho/a/os/as (+ sustantivo) + que. Por mucho que corro, no llego a tiempo.
  • Por (muy) + adjetivo o adverbio + que. No te voy a levantar el castigo, por muy bien que te portes.

 

Desmontando mitos sobre el subjuntivo

En esta entrada vamos a romper con las reglas que has estudiado hasta ahora para poder elegir entre el modo subjuntivo y el indicativo. Las reglas, como has podido comprobar, a veces fallan; no son completamente fidedignas. Sin embargo, si concebimos el tiempo subjuntivo como una función o intención lingüística, más que una lista exhaustiva de estructuras en las que hay que utilizarlo, vamos a acertar siempre.

El subjuntivo es un tiempo declarativo. Declara información novedosa, ya sea afirmaciones o suposiciones. Por el contrario, el subjuntivo es un tiempo que sirve para realizar una valoración sobre una información anterior. De forma esquemática se puede decir que el modo indicativo dice x, mientras que el modo subjuntivo dice y de x.

Vamos a verlo más claro a través de una imagen, en la que manejamos la hipótesis de si una persona come mucho:

Subjuntivo en español.

  1. En el primer caso, estamos preparando la comida para una cena y decimos “Aunque Montse come mucho, hay suficiente comida”. Estás aportando información nueva, por eso es indicativo.
  2. En el segundo, sabes que Montse come mucho gracias al contexto: la estás viendo comer. No aportas información nueva, por lo que es subjuntivo.
  3. En el tercer caso, estás viendo que Montse está prestando más atención al móvil que a la comida, por tanto dudas que Montse coma mucho. Se usa presente del subjuntivo.
  4. En el tercer caso estás dudando mucho de la información o no es cierta. En ese caso se usa el imperfecto del subjuntivo.